Archivo mensual: febrero 2010

El desamor en los cielos

La constelación de Orión (primera imagen) en la mitología griega representaba un cazador que junto a sus dos perros, Canis Majoris y Canis Minor, atraviesa los cielos de invierno de este a oeste. Es probablemente la constelación más famosa del firmamento debido a su posición: se ve desde casi cualquier lugar de la Tierra. A este personaje mitológico amores y desamores no le faltan, así que comencemos.

Artemisa, diosa de la caza, se enamoró de él, lo que hizo que Apolo, su hermano gemelo, tuviera celos. Por ello llevó a cabo un plan: retó a Artemisa a disparar a un animal que se veía a lo lejos, en las profundidades de un bosque. Acertó, y cuando fue a comprobar qué había cazado, halló a Orión sin vida con una flecha clavada. Por ello, colocó a Orión en el cielo.

También cuenta la leyenda que Orión acosaba a las Pléyades, un grupo de ninfas hijas del titán Atlas que en el cielo están representadas por un cúmulo abierto de estrellas.


Por su puesto ellas no sentían lo mismo por él y huían. Este hecho se ve representado también en el firmamento. Las estrellas se mueven de este a oeste y el cúmulo de las pléyades está al oeste de Orión. Por ello, en el movimiento de las estrellas, Orión parece perseguir a las Pléyades, y estas, incansables, huir de él.

Pedro R. P.

1 comentario

Archivado bajo Artículo